Buscar

Aceleración inflacionaria, impacto distributivo y actividad económica

Leé el informe completo aquí.


Agenda Diciembre 2021


  • La inflación está siendo protagonista del 2021 habida cuenta de la implicancia que la aceleración inflacionaria tiene sobre los distintos indicadores socioeconómicos. A pesar de un período de desaceleración entre los meses de marzo y agosto, el índice de precios volvió a establecerse en niveles elevados (IPC mensual: 3,5% en septiembre y 3,5% octubre).

  • La aceleración inflacionaria de 2021 tiene lugar en un contexto donde el tipo de cambio oficial se encuentra estable. Es una particularidad que distingue a la dinámica de los precios de este año de los años precedentes, incluso del periodo 2012-2015 cuando también existían controles cambiarios.

  • La experiencia nos indica que en diciembre de 2015 el gobierno de Mauricio Macri liberó los controles cambiarios bajo la hipótesis (incorrecta) de que la inflación no se aceleraría porque los precios se encontraban ajustados al tipo de cambio paralelo y no al oficial. Sin embargo, la divergencia actual entre la evolución del tipo de cambio oficial e inflación nos obliga a reabrir esa pregunta a la luz de un contexto histórico distinto.

  • Existen tres canales: (1) expectativas de devaluación del oficial, (2) Importaciones que se efectúan al CCL y (3) Expectativas de devaluación del CCL. El primero se habrían sumado los otros dos canales, además de que las expectativas de devaluación del tipo de cambio oficial son más elevadas.

  • Dado un conjunto de normativas, se asiste a una decisión “binaria” por parte de las empresas entre comprar al oficial y el paralelo. Esto ha llevado a que importaciones se empiecen a realizar a este tipo de cambio.

  • La aceleración de los precios tiene su impacto en una distribución del ingreso que se ha vuelto cada vez más regresiva. A partir de 2018, la economía entra en recesión y el sostenimiento de la TGG se da por una caída de la participación del ingreso de los y las trabajadoras en el producto. Esta dinámica se mantiene hasta el final de la serie y se profundiza a partir de la pandemia.

  • La aceleración inflacionaria y las características del proceso, donde se observa una recuperación de los márgenes de ganancia en detrimento de los salarios reales, han generado un desfasaje entre la evolución de la actividad económica y el consumo. Mientras el EMAE ya supera niveles pre pandemia, la recaudación de IVA interno en términos reales, como proxy de consumo final, todavía no logra recuperarse (-2,6% interanual marcó en octubre 2021)


Leé el informe completo aquí.