Buscar

Contexto local e internacional: ¿se consolida la recuperación?

Leé el informe completo aquí.


RESUMEN EJECUTIVO.

  • Los últimos datos de actividad económica dan cuenta de la clara recuperación contra los niveles registrados un año atrás cuando el país salía de la fase más estricta de la cuarentena, pero presentan un retroceso a nivel mensual en el marco de la segunda ola. No obstante, al analizar diversos indicadores de actividad esta desaceleración está siendo más leve de lo esperado.

  • Mientras la demanda aún no recupera los niveles pre pandemia, afectada por la caída del empleo y de los ingresos reales, hay sectores de la oferta que se encuentran en niveles superiores.

  • Si bien las principales tasas del ámbito laboral se ubican en valores similares a los de la pre-pandemia, se registra un deterioro en la composición del trabajo. Lo cual se refleja en la mayor proporción de trabajadores que buscan trabajar más horas y en el crecimiento de las formas de contratación más precarias.

  • Luego de meses con una tasa inflacionaria muy elevada, en mayo y junio hubo un –pequeño- respiro e indicios hacia un proceso de desinflación, donde la bala de atrasar el tipo de cambio oficial comenzó a surtir efecto.

  • El primer semestre contó con un gran “viento a favor” que permitió fortalecer las reservas internacionales: meses de liquidación de cosecha gruesa, precios internacionales al alza, acompañado de una fuerte disciplina fiscal y muy poca asistencia del BCRA al tesoro que dieron como resultados una liquidación que fue récord y colaboró en apaciguar las brechas cambiarias.

  • Esto no será igual para el segundo semestre: la estacionalidad del agro es históricamente peor, los precios internacionales se encuentran estabilizados, lo que sumado a las puertas de las elecciones de medio término y un plan exitoso de vacunación, vislumbran mayores desafíos.

  • Habrá tres frentes claves que el gobierno deberá sortear en la segunda mitad del año: la cuenta corriente, la cuestión financiera local y los vencimientos de deuda con los organismos internacionales.

  • Ante esto, el gobierno tendrá a disposición las reservas acumuladas del primer semestre como así también USD 4.350 millones que ingresarán del FMI como adelanto de DEG.

  • La aceleración de la inflación a nivel global enciende una señal de alarma ya que su devenir puede marcar el rumbo de la política económica de los países centrales, con implicancias para la economía local. En este marco, la política monetaria de Estados Unidos está comenzando a ser menos laxa. Si bien no subió la tasa de referencia, subió la tasa de Reverse Repurchase Agreement. Esto permitió retirar liquidez de los mercados mayoristas, por ejemplo, de los bancos globales.

  • Una rápida desaceleración inflacionaria puede derivar en políticas fiscales más expansivas y políticas monetarias más laxas, mientras que su recrudecimiento puede generar la reacción contraria. Esto último tendría implicancias sobre la Argentina en materia de precios de exportación y en el frente financiero.

Leé el informe completo aquí.